Sumar acciones para erradicar la violencia contra la mujer

La violencia contra las mujeres es un problema mundial, lo cual ha generado que organismos internacionales, coadyuven con la tarea de erradicar la violencia, como es el caso de ONU MUJERES; que es la organización de las Naciones Unidas dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, defensora mundial de mujeres y niñas, que ayuda a acelerar el progreso que conlleva a mejorar las condiciones de vida de las mujeres.

Organismo que trabaja con los gobiernos y la sociedad civil en la creación de leyes, políticas, programas y servicios necesarios para garantizar que se implementen los estándares con eficacia y que redunden en verdadero beneficio de las mujeres y las niñas en todo el mundo.

Dentro de los estudios que realiza este organismo, considera que los femicidios son la culminación de una serie de actos violentos, señala que una relación abusiva no comienza con el asesinato, sino que el abuso se intensifica y sin una intervención y apoyo oportuno, las mujeres pueden terminar asesinadas.

Refiere ONU-MUJERES, que en América Latina existe una cultura de alta tolerancia hacia la violencia contra las mujeres y las niñas, señala que, en algunos países de la región, las tasas de violencia doméstica llegan a niveles tan altos como el 50 por ciento.

Por ello, ONU-MUJERES está apoyando a diversos países en la creación de herramientas que ayuden a evitar todas las formas de violencia contra las mujeres, incluyendo el femicidio; por ejemplo, ha implementado programas pilotos, que consisten en la utilización de tobilleras y dispositivos electrónicos, que permiten monitorear la permanencia fuera de una zona de exclusión, por los hombres a quienes se aplican medidas cautelares. Esto consiste en que tanto las víctimas como los agresores utilicen un dispositivo electrónico que activará una alerta cuando ambos estén cerca, alertando también a la policía, esto, para asegurar que no violen las restricciones de acercamiento que impone la Justicia. Este programa ha sido implementado conjuntamente con ONU-MUJERES y diversos países, como Uruguay, Guatemala, Argentina.

Por ello considero necesario, seguir sumando acciones en favor de erradicar la violencia en contra de las mujeres, para lo cual esta semana en el Congreso del Estado, me permitiré exhortar a la Secretaría General de Gobierno, y al Instituto Poblano de la Mujer, para que realicen en uso de sus atribuciones, todas las acciones encaminadas a determinar la viabilidad de efectuar un programa coordinado con el Poder Judicial del Estado, y la Fiscalía General del Estado.

Programa que tenga por objeto implementar, como medida de protección, en caso de violencia, que conjuntamente con la prohibición de acercarse a la mujer, se coloquen dispositivos electrónicos, tanto al generador de violencia como a la ofendida (que pueden ser pulseras o calcetas), los cuales estarán interconectados con la policía, para que en el supuesto de que el agresor se acerque a la víctima, se active una alerta que recibirá tanto la víctima como la policía.

Esto también con la participación ciudadana, pues se considera prudente que sean las universidades poblanas las que pudieran generar estos dispositivos, que tengan como objetivo monitorear la cercanía del agresor con la víctima, con lo que se podría asegurar que no se violen las restricciones de acercamiento que impone la Justicia.

Información del autor

Pablo Fernandez del Campo

Poblano, padre de familia, maratonista, abogado, contador público y maestro en políticas públicas.

Contáctame: