Nueva etapa para Puebla

Desde el proceso de las elecciones llevadas a cabo el 1 de julio, el resultado obtenido y el proyecto presentado ante el Pleno del Tribunal Electoral para su anulación, Puebla ha estado en un ambiente atizado de reclamos públicos.

Sabemos que existen diferentes opiniones y posturas, que en algunos hay enojo e incluso indignación. Pero más allá de la opinión que cada quien pueda tener en lo particular, es necesario reconocer las decisiones que toman las instituciones, pues de lo contrario nos polarizamos en luchas estériles en donde el único perdedor es Puebla y los poblanos. Han pasado más de 4 meses de incertidumbre ante los cuestionamientos e impugnaciones de los que fue objeto la elección al Gobierno del Estado, con la parálisis que implica en todos los aspectos.

Por eso, es urgente que todos trabajemos desde la concordia y reconozcamos a las autoridades que ya han sido electas y a las que ya se encuentran en funciones para, de esa forma, exigirles que hagan la parte que les corresponda. Demandamos seguridad, estabilidad, diálogo y condiciones de equidad e igualdad para los poblanos.

Somos una sociedad comprometida con nosotros mismos y con nuestro estado. Somos una sociedad que está a la altura de los retos. Somos una sociedad responsable. Somos una sociedad organizada y participativa. Una sociedad que sabe reponerse y salir de cualquier adversidad, de ahí la importancia de hacer cada quien la parte que nos corresponde.

Como ciudadanos y desde nuestra trinchera debemos seguir trabajando, luchando y aportando nuestro granito de arena para acabar con los males que nos afectan; ser solidarios y ofrecer soluciones a los problemas más urgentes. Construir un espacio en el que todas y todos seamos parte de los beneficios del desarrollo.

Retomemos nuestro papel activo, nuestro papel como la voz fuerte y clara en las decisiones más importantes. Si queremos un estado con mayores oportunidades y con menos desigualdades, seamos una sociedad más abierta y más cercana.

Es momento de convocarnos y contribuir con trabajo y esfuerzo al fortalecimiento de Puebla, estado lleno de historia, cultura y tradiciones. De regresarlo como referente nacional. Necesitamos cambiar lo que no nos gusta y hacer que permanezca lo que nos llena de orgullo.

Somos unos ciudadanos que tenemos mucho que aportar. Sabemos que habrá momentos difíciles, pero serán oportunidades para cambiar y para mejorar.

Todos tenemos una gran tarea por delante en esta nueva etapa para Puebla.

Información del autor

Pablo Fernandez del Campo

Poblano, padre de familia, maratonista, abogado, contador público y maestro en políticas públicas.

Contáctame: