Drenajes sostenibles

El artículo 115, fracción III, inciso a de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos determina que los municipios tendrán a su cargo, entre otras cosas, el servicio de agua potable, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de sus aguas residuales.

La Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Puebla, en el inciso a del artículo 104 de la constitución local, determina que los municipios tendrán a su cargo las funciones y servicios públicos, entre otros, el de agua potable, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de sus aguas residuales.

En otro orden de ideas, es de señalar que el artículo 2 de la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, refiere que todas las personas -sin distinción de sexo, raza, etnia, edad, limitación física u orientación sexual- tienen derecho a vivir y a disfrutar ciudades y asentamientos humanos en condiciones sustentables, resilientes, saludables, productivos, equitativos, justos, incluyentes, democráticos y seguros.

Entendiéndose por “resiliencia”, según lo previsto en el artículo 3 fracción XXXI de la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, como la capacidad de un sistema, comunidad o sociedad potencialmente expuesta a un peligro para resistir, asimilar, adaptarse y recuperarse de sus efectos en un corto plazo y de manera eficiente a través de la preservación y restauración de sus estructuras básicas y funcionales para lograr una mejor protección futura y mejorar las medidas de reducción de riesgos.

Por otro lado, ONU-hábitat señala que para que existan más ciudades resilientes es necesario seguir una metodología de uso, la cual es cada vez más común por los gobiernos locales y la comunidad internacional.

En esa congruencia, el organismo internacional generó el “Programa de Perfiles de Ciudades Resilientes”, en el cual introduce diez aspectos básicos, de entre los cuales encontramos, en el aspecto básico 4, la necesidad de que las ciudades inviertan en mantener una infraestructura esencial para la reducción de riesgos, .

En razón de que todas las personas sin distinción de sexo, raza, etnia, edad, limitación física u orientación sexual tienen derecho a vivir y disfrutar ciudades resilientes; que los municipios, en el ámbito de sus competencias, deben generar estrategias para prevenir los impactos negativos en el ambiente urbano, fomentar la resiliencia urbana, prestar el servicio de agua potable, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de sus aguas residuales; y atendiendo a la recomendación de ONU-hábitat, de establecer sistemas de drenaje adaptados para lidiar con los efectos del cambio climático es necesario exhortar respetuosamente a los ayuntamientos -en los cuales se encuentran asentadas ciudades- a que instruyan a sus áreas competentes para que, previo estudio que arroje los lugares donde es necesario lidiar con las inundaciones ocasionadas por los efectos del cambio climático, implementen en los lugares detectados sistemas de drenaje sostenible que ayuden a mitigar las inundaciones y gestionar la calidad del agua de escorrentía, ello para estar en la posibilidad de gozar de ciudades en condiciones sustentables y resilientes, lo cual será en beneficio de los poblanos y se reflejará en su calidad de vida.

Información del autor

Pablo Fernandez del Campo

Poblano, padre de familia, maratonista, abogado, contador público y maestro en políticas públicas.

Contáctame: