Bolsas de plástico

Las bolsas de plástico fueron introducidas en 1970 y, rápidamente, se hicieron muy populares, especialmente a través de su distribución gratuita en supermercados y otras tiendas.

Éstas son objetos cotidianos utilizados para trasladar o guardar productos; el plástico es frecuente en nuestras vidas, hay por todos lados, abundan y más, me atrevo a decir, en nuestras casas, pues son una de las formas más comunes de acondicionamiento de la basura doméstica.

Admitamos que son un invento muy práctico, pero también son, lamentablemente, una fuente importante de desperdicio y contaminación en nuestro planeta. Están hechas de etileno, un subproducto del petróleo o del gas natural.

Las bolsas plásticas plantean riesgos para la salud de las poblaciones humanas. Y no sólo es en tierra, han contribuido, en gran medida, a una enorme cantidad de desechos de plástico encontrados en los mares y océanos.

El promedio de uso de una bolsa plástica es alrededor de 12 minutos y el impacto ambiental que se genera en el planeta alcanza los mil años, tiempo que tarda una sola bolsa para desintegrarse por completo, esto representa un terrible problema para el planeta, puesto que no nos alcanzarían los años para destruir las 97 mil toneladas de residuos que se producen cada año.

Está claro que hay un problema muy grave con las bolsas de plástico, y para eliminar o disminuir este problema, en Puebla ya buscan sancionar su uso: el ayuntamiento capitalino presentó una propuesta para modificar la Ley para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos para incluir sanciones y términos que promuevan la reducción del uso de plástico, bolsas y popotes, fundamentalmente, aunque tampoco se descartaron materiales como el unicel. Y en el Congreso local se plantea transitar a un modelo punitivo para aplicarlo en todo el estado.

Sin embargo, no hay que dejar todo a la acción política, como ciudadanos podemos ayudar a disminuir en gran medida el uso del plástico:

  – Informémonos sobre cómo las bolsas de plástico afectan el mundo, a la salud humana y animal.

  – Usemos bolsas de compras reutilizables.

– Si tenemos bolsas de plástico en casa, volvamos a utilizarlas todo el tiempo que podamos.

  – Rechacemos las bolsas de plástico en el mostrador de caja y recordemos llevar siempre nuestra bolsa reutilizable –o reutilizar una bolsa de plástico–.

Información del autor

Pablo Fernandez del Campo

Poblano, padre de familia, maratonista, abogado, contador público y maestro en políticas públicas.

Contáctame: