Antecedentes no penales gratuitos para estudiantes y desempleados

Los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), del INEGI, informó que en los primeros tres meses del 2017 la población desocupada en el país se situó en 1.8 millones de personas y la tasa de desocupación correspondiente (TD) fue de 3.4 % de la Población Económicamente Activa (PEA), porcentaje menor al 4 % de igual trimestre de 2016.

Sin embargo, al estar condicionada a la búsqueda de empleo, la tasa de desocupación es más alta en las localidades grandes, en donde está más organizado el mercado de trabajo; es así que en las zonas más urbanizadas con 100 mil y más habitantes la tasa llegó a 3.9 %.

Según el INEGI, la ocupación muestra distintos grados de intensidad según sea la perspectiva desde la cual se le observe. Una de estas es la que se refiere a la población con trabajo cero que se ubica entre la población ocupada y la no económicamente activa, es decir, población desocupada, la cual no trabajó siquiera una hora durante la semana de referencia de la encuesta, pero manifestó su disposición por hacerlo e hizo alguna actividad por obtenerlo. Al interior del país, las tasas de desocupación más altas fueron de Tabasco, con 6.8 %; Baja California Sur, 4.8 %; Coahuila de Zaragoza y Tamaulipas, con 4.6 % cada una; el Estado de México, 4.1 %; Durango, 4 %, y Ciudad de México, Nuevo León y Querétaro, con 3.8 % respecto a la PEA.

Por lo que hace a nuestra entidad federativa, en octubre del año pasado, según datos del INEGI, la tasa de desempleo de Puebla se ubicó en 2.8 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA).

La tasa de desempleo de 2.8 por ciento registrada en Puebla equivale a 77 mil 516 personas que no laboran en la entidad. Sin embargo, pese a los datos arrojados por el INEGI, el año pasado, el 52 por ciento de los poblanos padece pobreza laboral, según reveló el observatorio económico “México ¿cómo vamos?”.

Ahora bien, en el largo camino de los aspirantes a un empleo se encuentran un sinnúmero de requisitos, que en ocasiones son solo para la entrevista, como es el caso de la constancia de antecedentes no penales; la cual también en ocasiones es solicitada por estudiantes quienes pretenden participar en algún programa de estudio, en el que se otorgan apoyos económicos.

El costo de este documento representa un perjuicio económico a los ciudadanos de bajos recursos que buscan un empleo y a los estudiantes que desean obtener algún estímulo para adherirse a un programa o para una beca que les permita mejorar sus condiciones de vida.

Por ello se considera que el costo por la expedición de este documento se hace incongruente, pues quienes pretenden un empleo o un estímulo para estudios son personas que no cuentan con recursos suficientes para hacer erogaciones económicas extras. Aunado al hecho a que ocasiones el requisito es solo para acceder a una entrevista o realizar el trámite para algún estímulo para adherirse a un programa o para una beca.

En razón de lo anterior, propongo que se reforme el párrafo segundo de la fracción V, del artículo 90 de Ley de Ingresos del Estado de Puebla, para el Ejercicio Fiscal 2018, para que en la expedición de constancias de antecedentes no penales en el caso de estudiantes y quienes se encuentren desempleados queden exentos de dicho pago. Ello pese a que en la actualidad dicho dispositivo prevé que para el caso de los estudiantes se aplique una reducción del 20 %, porcentaje insuficiente, pues la mayoría de los estudiantes solicita este documento para obtener algún apoyo económico.

Información del autor

Pablo Fernandez del Campo

Poblano, padre de familia, maratonista, abogado, contador público y maestro en políticas públicas.

Contáctame: