Merino ganó el debate

Ken Follet en su novela Los Pilares de la Tierra afirma que cualquiera pueda formar parte de una pelea, pero el hombre inteligente sabe mantenerse lejos de ellas. Mientras que en el debate del pasado domingo, los otros dos candidatos, se dedicaron a la confrontación, la descalificación y la ofensa, Jiménez Merino se dedicó a explicar sus propuestas y a mostrarse como un hombre sensato, prudente y propositivo. Incluso esta actitud le valió que en varias ocasiones ambos manifestaran estar a favor de sus propuestas.

Vimos mucha polémica, entre un técnico, poco aterrizado y otro que habla con la soberbia de quien no tiene argumentos, solo descalificaciones. “Entre fichitas y que no son de fiar” centraron su participación, mientras Jiménez Merino se concentró en lo suyo que era conectar con la audiencia, haciendo un llamado a cancelar odios y rencores y llevar a los poblanos a un nuevo comienzo.

Hubo momentos en que los otros hicieron ver el debate como un reality show de pleitos y descalificaciones, incluso llegando al extremo de proponer cambiar sus propiedades, como si de aviso clasificado se tratara.

Jiménez Merino por su parte, no se enganchó en esta dinámica y se abocó a compartir sus propuestas combinadas con su experiencia y su trayectoria de vida. Lo que ha distinguido su campaña es recorrer el territorio, el zurco, la plaza. Él visita los municipios, los camina saludando y escuchando a las personas para con sus comentarios ir enriqueciendo su propuesta. Las grandes concentraciones y los acarreos no son su estrategia. Dentro de sus principales fortalezas destacan su trayectoria de más de 27 años de experiencia pública y profesional, lo que le permite conocer el Estado y sus problemas en su totalidad que se combina con su sensibilidad y honestidad.

El es un convencido de que a a mayor seguridad, mayor inversión y a mayor inversión, más y mejores empleos. Por eso propone que nadie esté por encima de la ley, así como la Creación de la Fiscalía de delitos contra la mujer, encabezada por una mujer, apoyo de refugios para mujeres victimas de violencia, transporte seguro y policías encubiertos para hacer frente a la delincuencia. Esto junto con una estrecha coordinación con la Guardia Nacional y la aplicación de exámenes de confianza, donde él sería el primero en someterse a dicha prueba. Destaca de manera especial su propuesta de crear fuentes de empleo y producción en las zonas que han sido afectadas por el robo de combustible.

Por su parte, en materia de empleo y desarrollo regional su prioridad se basa en el fomento a la producción en el campo, turismo, gastronomía y agua. Destinar presupuesto y servicios a todas las regiones del Estado y no como actualmente que se destinan 75 de cada 100 pesos a 16 municipios del Estado y de manera especial la creación de un Consejo Asesor del Gobernador, formado por empresarios de donde salga la estrategia consensada de promoción de la actividad económica, así como el impulso al aeropuerto de Puebla como un centro nodal de distribución.

Por lo que se refiere a sectores vulnerables como atención a indígenas y migrantes, garantiza recursos efectivos, así como el fortalecimiento de las universidades interculturales y la implementación de doctores y abogados bilingües. Mención especial merece el Programa Mujer Segura que busca apoyar económicamente a las mujeres de manera bimestral para compensar los apoyos que han dejado de recibir a través de Prospera y de las instancias infantiles. Destaca la creación de las Secretarías del Migrante y de la Mujer. Otro tema importante es la multiplicación de las remesas, que busca apoyar con presupuesto público a las comunidades de los migrantes.

En materia de medio ambiente propone la recuperación de bosques, de aguas residuales, así como detener presión al subsuelo y la tecnificación de riego.

Finalmente destaca su llamado a la concordia y pacificación, haciéndose ver como un líder que con discreción, prudencia y mano firme busca un nuevo comienzo para Puebla. Es un convencido de que no podemos permitir que la confrontación nos gobierne, se trata de trabajar juntos por Puebla.

Jiménez Merino a favor de la ética y transparencia

Este lunes Alberto Jiménez Merino firmó un manifiesto a favor del cumplimiento del Código de Ética Partidaria. Con esta firma, da el ejemplo y se pone al frente de un tema fundamental para los poblanos como es el de la ética y la transparencia. Para los que conocemos al candidato, su congruencia entre el decir y el hacer ha sido una práctica a lo largo de su vida pública, es decir es una persona congruente además de su experiencia, sensibilidad y capacidad profesional.

En este manifiesto él se obliga al cumplimiento del Código de Ética Partidaria del Partido Revolucionario Institucional, conforme a los siguientes principios éticos: legalidad, lealtad, honestidad, imparcialidad, transparencia, rendición de cuentas, congruencia y responsabilidad.

Este Código es el resultado de la XXII asamblea, que establece la conducta que debemos observar los militantes y de manera particular los candidatos y gobernantes emanados del partido.

Derivado de lo anterior,  Jiménez Merino se compromete a:

  • Hacer cumplir el Código de Ética Partidaria y la Declaración de Principios, el Programa de Acción y los Estatutos que rigen al Partido Revolucionario Institucional, en el desempeño de la candidatura, con un alto sentido de dedicación al servicio de los intereses del pueblo.
  • La estricta observancia de la ley, así como probidad en sus actos.
  • Tener siempre lealtad con México, con la República, y con los valores y reivindicaciones de los Poblanos.
  • Reconocer que la ética pública es fundamental para formar la conciencia en las y los priistas, fortalecer nuestras convicciones, mejorar la conducta individual y colectiva, así como capacitarnos para servir mejor a la sociedad.
  • Reconocer que la ética pública es un conjunto de principios y valores que nos obligan a observar una conducta honesta, íntegra y congruente con las instituciones democráticas del Estado mexicano y es aplicable a todas las personas vinculadas a las actividades públicas.
  • La obligación de presentar la Declaración patrimonial, declaración por posibles conflictos de intereses y la declaración fiscal correspondiente al último ejercicio que haya sido presentada ante el Servicio de Administración Tributaria y someterse a las pruebas de integridad y confianza necesarias.

Por todo ello, queda clara la posición contundente a favor de un tema sensible, actual y que demuestra el carácter, la esencia y el talante de este poblano que quiere ser Gobernador. Los valores y principios son fundamentales para ejercer un liderazgo efectivo y eficiente como el que hoy Puebla necesita para un Nuevo Comienzo.