Programa para la resiliencia

Derivado del fenómeno del cambio climático, a nivel mundial las inundaciones están aumentando. Su origen es por lluvias, por desbordamiento de ríos, ascenso del nivel del mar, por la rotura de bordos, diques y presas, o bien por las descargas de agua de los embalses.

En nuestro país al menos 22 millones de mexicanos están en riesgo por inundaciones, las cuales generan daños por 250 millones de dólares según la empresa aseguradora Zurich.

Por ello, se pretende aumentar la resiliencia ante inundaciones, lo cual propiciará que las ciudades se repongan más rápido de las contingencias derivadas de estas.

Lo anterior encuentra su fundamento en la Nueva Agenda Urbana en el rubro de promoción de espacios públicos seguros, accesibles, resilientes y ecológicos.

El artículo 2 de la nueva Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano determina que todas las personas tienen derecho a vivir en y a disfrutar de ciudades y asentamientos humanos en condiciones sustentables, resilientes, saludables, productivos, equitativos, justos, incluyentes, democráticos y seguros.

Asimismo, el artículo 2 de la Ley General de Cambio Climático establece la concurrencia de facultades de la federación, las entidades federativas y los municipios en la elaboración y aplicación de políticas públicas para la adaptación al cambio climático.

Por lo anterior, presento la iniciativa que adiciona fracciones del artículo 79 de la Ley Orgánica Municipal para formular, conducir y evaluar la política ambiental municipal, en las que deberá incluirse formular programas para la medición de la resiliencia entre inundaciones y derivadas del cambio climático.

Programa de resiliencia ante inundaciones

Las ciudades constituyen el impulso que se necesita para el crecimiento de un país con sistemas y capacidades de gobernanza dinámicos; no obstante, a lo largo de la historia, los desastres han perturbado y desequilibrado la vida en las ciudades.

Múltiples ciudades en el mundo, se han asentado y desarrollado en zonas geográficas sujetas a importantes amenazas naturales de cuyas consecuencias desastrosas se tienen abundantes testimonios históricos.

Una de las amenazas naturales que aquejan a las ciudades son las inundaciones, que constituyen una situación bastante compleja en la que se incluyen diversos problemas que inciden en su materialización. Las inundaciones pueden ocurrir por lluvias en la región, por desbordamiento de ríos, ascenso del nivel medio del mar, por la rotura de bordos, diques y presas, o bien, por las descargas de agua de los embalses.

Las inundaciones dañan a las propiedades, provocan la muerte de personas, causan la erosión del suelo y depósito de sedimentos. También afectan a los cultivos y a la fauna. Como suele presentarse en extensas zonas de terreno, son uno de los fenómenos naturales que provoca mayores pérdidas de vidas humanas y económicas.

Los impactos de las inundaciones alrededor mundo han generado pérdidas económicas y humanas, que han llevado a replantearse las prácticas de protección y gestión del riesgo. En México al menos 22 millones de mexicanos están en riesgo por inundaciones las que, según estimaciones, anualmente generan daños por 250 millones de dólares. En nuestra entidad federativa, existe una larga historia de inundaciones y desbordamientos, historia sísmica, actividad volcánica, incendios forestales, usos de suelo y vegetación, concentración promedio anual por contaminante atmosférico, elevaciones en los Ríos Atoyac, Alseseca, San Francisco.

La anterior hace imperativo que los gobiernos en sus esferas de competencia, generen un programa de resiliencia ante inundaciones. Programa que deberá contener; las acciones encaminadas a aumentar la resiliencia ante inundaciones; métodos que ayuden a medir la resiliencia ante inundaciones, donde se utilice la tecnología y la innovación; un diagnóstico que arroje los patrones de inundación; así como las acciones a seguir ante las contingencias que se presenten derivadas de las inundaciones.

Esto en razón de que cada año en la época de lluvias se presentan en las ciudades asentadas en nuestra entidad federativa una serie de inundaciones sin que se atienda de manera integral el fenómeno; que los asentamientos humanos deben tener en cuenta al principio de resiliencia; y conforme a las atribuciones en materia asentamientos humanos; se hizo posible, que como tu voz en el Congreso, exhortará al Gobierno del Estado y a los Ayuntamientos en los que frecuentemente hay inundaciones, para que elaboren y gestionen un programa de resiliencia ante inundaciones, que sea duradero y no sólo resuelva la emergencia que se presenta cada año en épocas de lluvias, sino que el mismo sea permanente.