90 años del PRI

Este día, 4 de marzo de 2019, celebramos los 90 años del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Es una gran ocasión para agradecer a los militantes y simpatizantes su lealtad y compromiso con nuestro partido.

A lo largo de estos 90 años, hemos tenido una vida activa sirviendo a nuestro país, fuimos creadores de instituciones que han sido básicas para que la sociedad mejorara su nivel de vida. En estos años, hemos sido la primera fuerza política, pero también hemos sido –como ahora– un partido de oposición.

En estas nueve décadas, el PRI –al igual que otros organismos políticos– ha enfrentado una serie de altibajos, pero al mismo tiempo ha demostrado la capacidad que tiene para organizarse, para gobernar e impulsar proyectos que conducen al país por la senda del progreso.

En el marco de esta celebración, es una gran ocasión para mirar hacia el futuro y empezar a definir juntos cuál es el partido que queremos construir y cuál es partido que queremos para mejorar a México.

Es momento de tomar la decisión de mejorarnos y fortalecernos, de fondo. De crear y dirigir nuestro proceso de renovación. De generar propuestas que nos permitan retomar la confianza de los mexicanos.

Actualmente, nuestro país y estado necesita, en la oposición, un partido fuerte. Debemos generar equilibrios y contrapesos, pues ante un escenario de tanta incertidumbre como el que estamos atravesando, la ciudadanía –especialmente la poblana– busca certezas y el PRI, por nueve décadas, se las ha brindado.

Como integrante del Partido Revolucionario Institucional, comparto la manera de pensar de nuestra dirigente, Claudia Ruiz Massieu: “es momento de hacer las cosas diferentes, es tiempo de hacer las cosas mejor. Es tiempo de echarnos para adelante, es tiempo para los que no se rajan. Estos son tiempos para los que tienen la garra de salir adelante y conquistar el futuro”.

Nos comprometemos a volver a nuestras bases, a ser un partido abierto, que sale a los estados, a las calles a escuchar el sentir del priismo; a no tomar decisiones sin tomarlos en cuenta. Nos comprometemos a devolverle el partido a la militancia para que sea ella quien tome las decisiones y defina el rumbo del partido y del país.

Estamos entrando en una etapa en la que debemos formar un partido de ciudadanos que exijan un lugar, donde la militancia deba ser parte de la toma de decisiones.

Como priistas, todos juntos, definamos lo que queremos y cómo lo haremos.

Daremos garantía a las y los ciudadanos de que habrá participación, suelo parejo, para brindar un mejor desempeño a nivel municipal, estatal y nacional.

Las bases y la militancia deben ser lo más importante para el Partido Revolucionario Institucional.

Queremos y seguiremos vigentes, empíricos, eficientes, actuantes y combatientes.